Tipos de cuentas bancarias que encontramos

Los productos financieros se han ido modernizando con el paso de los años y adecuando a nuestra demanda, sobre todo, de ahorro.

Es por ello que actualmente podemos encontrar numerosos tipos de cuentas bancarias con las que beneficiarnos del objeto de cada una. Normalmente lo que solemos demandar es ahorro, rentabilidad y que tengan los menores costes posibles con el fin de que nos cueste lo mínimo el mantenerlas.

Cada banco tendrá sus propios productos financieros y los denominará con nombres comerciales para darle una imagen distinta, pero lo que sí debemos tener en cuenta es que al fin y al cabo todas las entidades financieras disponen del mismo tipo de productos. Eso sí, con características y condiciones ligeramente diferentes, teniendo en cuenta que cada entidad tendrá sus políticas corporativas.

Solicita aquí tu Cuenta Nómina

Todos tenemos cuentas nómina donde disponer de nuestro dinero, pero la pregunta principal es, ¿qué tipo de cuenta elegir? 


Cuenta Open + Tarjeta
Posibilidad pedir préstamo hasta 24000€
Sin comisiones y tarjeta gratis.
GRANDES DESCUENTOS
NOVEDAD
Devolución 1%


Evo Cuenta Inteligente + Préstamo
Puedes pedir préstamo hasta 30000€
Sin comisiones y tarjetas gratis.
Requisitos: Ingresos 600€ ó Pedir préstamo,...
NOVEDAD
REMUNERADA


Cuenta Coinc
Préstamo Preaceptado hasta 18000€
Sin Comisiones
Rentabilidad del 0,30% TAE
NOVEDAD
5% dev. Recibos


Cuenta Nómina Bankinter
Remuneración 5% TAE
Sin comisiones y Tarjetas Gratis
5% TAE primer año. 2% TAE Segundo año.
PROMOCIÓN
Remuneración 5% TAE


Cuenta Online Bbva
Sin domiciliar nómina
Sin comisiones
Descuento: Posibilidad de pedir crédito.
PROMOCIÓN
Tarjetas gratis

Dicho esto, en este artículo hablaremos de los diferentes tipos de cuentas bancarias que podemos encontrar actualmente y para qué usos podemos tenerlas. Cada una tiene una serie de limitaciones y condiciones que deberemos conocer antes de contratar cualquier producto de este tipo.

cuentas bancarias ahorro

Cuentas corrientes; para los movimientos diarios

Las cuentas corrientes son las que todos debemos tener para las transacciones diarias; cobros y pagos. Con este tipo de cuentas podremos disponer de nuestro dinero en el momento que lo solicitemos, así como cuando tengamos que sacar efectivo mediante un cajero automático. También podremos vincular tarjetas de crédito o débito.

En ellas podremos domiciliar recibos y nóminas, aunque no es lo recomendable ya que no ofrecen ningún tipo de rentabilidad ni bonificación para ello.

Normalmente tienen comisiones de mantenimiento, con lo que lo interesante es comparar cuentas corrientes entre bancos para acabar con la que menos gastos de administración tenga.

Hoy en día son varias las entidades financieras que, dada la necesidad en el mercado, ofrecen estas cuentas sin ningún tipo de coste (a veces a cambio de contratar otros productos que sí los tienen, como por ejemplo una tarjeta de crédito o débito).

Cuentas remuneradas; pequeñas dosis de rentabilidad

La diferencia principal de las cuentas remuneradas con las cuentas corrientes es que en las primeras sí que se ofrece rentabilidad por los ahorros destinados en este tipo de cuentas. Dicha rentabilidad suele ser mayor los primeros meses después de la contratación de la misma (de 4 a 6 meses dependiendo de la entidad).

Además, tampoco se nos permitirá domiciliar recibos pero a veces sí que permiten vincular una tarjeta de crédito o débito para según qué operaciones (es común que tengamos una serie de restricciones con el fin de mantener el máximo dinero posible en esta cuenta).

cuentas bancarias

A diferencia de los depósitos bancarios, podremos cancelar la cuenta ahorro en cualquier momento sin tener que pagar una sanción por ello.

Una forma de rentabilizar al máximo nuestros ahorros es disponer de un depósito bancario y una cuenta remunerada al mismo tiempo. Los intereses que se nos generasen en el primero los depositaríamos en la segunda y así sacar una rentabilidad máxima en un corto espacio de tiempo.

Cuentas nómina; domiciliar tus ingresos trae beneficios

En este tipo de cuentas, además de domiciliar tu nómina, puedes obtener bonificaciones si también domicilias tus recibos devolviéndote un porcentaje de los mismos al mes siguiente o en el siguiente recibo.

La principal diferencia con las anteriores es el hecho de que podemos domiciliar gastos y no sólo eso, sino conseguir una remuneración por ellos. Esta suele depender de la entidad bancaria, pero ronda del 2 al 3% del importe de los mismos.

Consejos antes de contratar una cuenta bancaria

Aunque las condiciones y beneficios sean muy atractivos, hay que tener claro cuáles serán nuestros derechos y obligaciones al contratar cualquier cuenta bancaria.

Deberemos tener presente nuestros objetivos principales y no dejar engatusarnos por ofertas llamativas o que no cumplan con nuestros requisitos iniciales.

Además, es conveniente saber las comisiones de apertura, cancelación, manutención y administración que tiene cada una de las cuentas tanto corrientes como remuneradas en caso de que deseemos contratar cualquiera de ellas.

Autor: Quofin

Quofin - Compara, encuentra y solicita los mejores préstamos personales, créditos rápidos, hipotecas, cuentas bancarias, tarjetas de crédito y depósitos.

Compartir artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web usa cookies para personalizar contenido y anuncios, ofrecer funciones de RS y analizar el tráfico. Compartimos información del uso con partners de RS, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies