Rentabilizar tus ahorros sin depósitos bancarios

Muchos son los que disponen de ahorros con los que desearían obtener una rentabilidad por ellos sin que les limitara el uso de los mismos. Sabemos que para rentabilizar a largo plazo disponemos de los depósitos bancarios, pero ¿y si quisiéramos obtener una rentabilidad a corto y medio plazo? Para ello disponemos de las cuentas ahorro.

Dentro de las cuentas bancarias tenemos varios tipos que podrían marcar una diferencia considerable a cómo tratamos nuestro dinero. Las más utilizadas son las cuentas corrientes, las cuales nos permiten disponer de nuestro dinero en cualquier momento además de poder domiciliar tanto ingresos como gastos.

cuentas bancarias ahorro

No obstante, este tipo de cuentas rara vez disponen de una rentabilidad, ya que al fin y al cabo se tratan de cuentas con movimientos constantes y no es algo que interese a las entidades bancarias.

La mejor forma, queramos o no, de ver cómo nuestros ahorros crecen mes a mes es que estén detenidos de una u otra forma. Aquí es donde entran en juego las cuentas ahorro y las cuentas nómina.

Solicita aquí tu Cuenta bancaria

Todos tenemos cuentas bancarias donde disponer de nuestro dinero, pero la pregunta principal es, ¿qué tipo de cuenta elegir? 


Cuenta Open + Tarjeta
Posibilidad pedir préstamo hasta 24000€
Sin comisiones y tarjeta gratis.
GRANDES DESCUENTOS
NOVEDAD
Devolución 1%


Evo Cuenta Inteligente + Préstamo
Puedes pedir préstamo hasta 30000€
Sin comisiones y tarjetas gratis.
Requisitos: Ingresos 600€ ó Pedir préstamo,...
NOVEDAD
REMUNERADA


Cuenta Nómina Bankinter
Remuneración 5% TAE
Sin comisiones y Tarjetas Gratis
5% TAE primer año. 2% TAE Segundo año.
PROMOCIÓN
Remuneración 5% TAE

Las primeras son las que ofrecen una rentabilidad mensual a cambio de mantener un flujo constante de dinero. A veces se nos permite retirar parte del dinero sin penalización alguna, pero pocas veces o más bien ninguna, se nos permite domiciliar recibos o ingresos como nóminas y pensiones. Es la forma de mantener de forma constante un dinero y el cual estará de algún u otro modo, blindado. Es decir, sin salidas ni entradas rutinarias.

En segundo lugar están las cuentas nómina, las cuales, como su denominación indica, son las ideales si disponemos de nómina o pensión así como gastos domiciliados. Este tipo de cuentas también pueden ofrecer un porcentaje de rentabilidad pero lo que sí habitualmente tienen es que bonifican al titular si domicilia gastos en la misma. Esta bonificación suele ser en forma de devolución en los siguientes recibos, aunque también puede ser en forma de regalos materiales, descuentos en establecimientos adheridos a la entidad bancaria, posibilidad de compra de electrodomésticos y otros objetos con descuentos extra…

Teniendo en cuenta, grosso modo, los tipos que hay, lo conveniente es tener dos cuentas en las que domiciliar nuestra nómina y recibos y otra donde guardar nuestros ahorros para tener una rentabilidad a corto plazo.

Hay que ser conscientes que la situación económica actual no nos permite tener un dinero estacionado a largo plazo (como por ejemplo un depósito en el que se haya firmado para tres o cuatro años) ya que en cualquier momento podríamos requerir de él y sería frustrante, después de haber conseguido una rentabilidad, pagar una sanción la cual nos restaría la cantidad de la misma. Por ello, muchos son los que recurren a cuentas remuneradas que se suelen pactar plazos de tres meses en adelante y donde lo más habitual es sacar una mayor rentabilidad los primeros meses de dicha cuenta. Es decir, exprimiremos al máximo dicha rentabilidad.

Ahora bien, si dispones de suficientes ahorros con los que abrirte un depósito supusiera más beneficios, lo aconsejable en este caso sería tener los ahorros en un depósito a largo plazo y los intereses que se generaran mes a mes ingresarlos en una cuenta remunerada. Sacaríamos intereses de los intereses devengados en el depósito y nos permitiría un mayor provecho de nuestros ahorros iniciales.

¿Cómo elegir la mejor cuenta remunerada?

La mejor manera de escoger una cuenta remunerada adecuada a nuestras necesidades es compararla con las demás. Lo básico que se debe comparar es la T.A.E y no la T.I.N o interés nominal, los gastos y comisiones que conlleven la apertura, mantenimiento y administración, así como las limitaciones que podamos tener al abrir cualquier cuenta de este tipo. Es decir, los plazos a respetar sin tocar el dinero (si es que los hay), si existe algún gasto si retiráramos dinero de dicha cuenta, si podemos vincular tarjetas de crédito o débito así como bonificaciones, descuentos, puntos fidelidad, etc.

Tienes más información en nuestro comparador Quofin.es

Autor: Quofin

Quofin - Compara, encuentra y solicita los mejores préstamos personales, créditos rápidos, hipotecas, cuentas bancarias, tarjetas de crédito y depósitos.

Compartir artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web usa cookies para personalizar contenido y anuncios, ofrecer funciones de RS y analizar el tráfico. Compartimos información del uso con partners de RS, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies