Qué son las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito son un instrumento de pago mediante financiación que tenemos a nuestra disposición tanto particulares como empresas. Dicho método de pago es igual de utilizado que las tarjetas de débito, por las facilidades que vienen determinadas así como la flexibilidad que supone disponer de una tarjeta de crédito.

Es decir, cuando utilizamos dicha tarjeta, estamos pagando con un dinero que a día de hoy no disponemos (financiado con limitaciones impuestas por la entidad bancaria). Dicho dinero se puede devolver de forma íntegra al cabo de un periodo determinado o bien de forma financiada. Todas las condiciones siempre dependerán de forma directa de la solvencia crediticia que tenga el usuario así como la propia política impuesta por el banco. Es obvio saber que cada banco tendrá sus condiciones y requisitos así como modos de actuar frente a las tarjetas de crédito.

tarjetas de credito que son

Una de las formas en las que se suele devolver el préstamo (no deja de ser un dinero a crédito) es pagando una cuota al mes (con o sin intereses) y reduciendo nuestra capacidad de endeudamiento del mes siguiente. Esto es que nuestro límite crediticio se reducirá según lo que hayamos gastado y devuelto al mes siguiente. Por ejemplo, si tenemos un límite de 1.500€ mensuales y nos compramos un televisor que cuesta 600€, nos quedarán 900€ que no habremos gastado y que será lo que podremos gastar el mes siguiente más lo que devolvamos. En este caso, supongamos que devolvemos nuestro crédito en cuotas de 100€, serían los 900+100 siendo 1.000€ el crédito disponible para el mes siguiente. Este ejemplo ha sido calculado teniendo en cuenta que nuestra entidad bancaria no nos aplique interés, que suele suceder si creen que tienes un perfil crediticio solvente.

Hay que añadir que normalmente este tipo de tarjetas de crédito suelen tener costes de emisión, renovación y utilización. Siempre, como decimos, dependerá de la entidad emisora, pero deberemos tener constancia de cuáles serán dichos costes y si de verdad sale a cuenta disponer de esta tarjeta. En caso de que no vaya a tener un uso reiterado, probablemente serán mayores los costes que los beneficios de su utilización. Por ende, será necesario el análisis de su obtención.

Cómo funciona una tarjeta de crédito

tarjeta de credito como funcionaIgual que una tarjeta de débito, normalmente siempre han venido provistas de una banda magnética con la que se conectaba a nuestra cuenta corriente a través de un dispositivo (TPV). Después, es necesario firmar el recibo que imprime dicha tarjeta, con la finalidad de demostrar que el propietario de la misma autoriza la operación. Todo ello acompañado del documento DNI con el que acabar de demostrar que la persona que autoriza es la propietaria de la tarjeta.

Ahora bien, desde hace unos años, se ha implementado el “microchip”, el cual ha hecho que ya no sea necesario firmar el recibo e incluso se prescinda de enseñar el Documento Nacional de Identidad, ya que a través del microchip, se conecta si y solo si el propietario introduce su número pin en el dispositivo TPV. Además la composición de este identificativo es mucho más difícil de suplantar, con lo que tanto las tarjetas de crédito y de débito han ganado en seguridad considerablemente.

Diferencias entre una tarjeta de débito y una de crédito

La principal diferencia es que con las primeras pagamos con dinero que sí disponemos. Es decir, la transacción de pago que se realice será instantánea, entrando en retención el pago y en cuestión de horas hacerse efectivo. En cambio, con una tarjeta de crédito, como bien dice el nombre, toda transacción de pago que se realice constará como “crédito”. Es decir, la entidad bancaria avanzará el importe que sea por nosotros y a cambio nos cobrará unos intereses o en su defecto unos gastos de manutención y administración de la misma. Además, cabrá la posibilidad de que se financie el crédito concedido en cómodas cuotas.

Autor: Quofin

Quofin - Compara, encuentra y solicita los mejores préstamos personales, créditos rápidos, hipotecas, cuentas bancarias, tarjetas de crédito y depósitos.

Compartir artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web usa cookies para personalizar contenido y anuncios, ofrecer funciones de RS y analizar el tráfico. Compartimos información del uso con partners de RS, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies